Urgencias: 606 066 066
¿Cuánto dura el amianto en el aire?

¿Cuánto dura el amianto en el aire?

Valora este post

Como hemos comentado en varios post anteriores, el amianto es un material muy peligroso para la salud, por lo que es aconsejable su retirada por un profesional experto. ¿Sabes cuánto dura el amianto en el aire?

¿Cuánto dura el amianto en el aire?

El amianto, o asbesto, es un grupo de minerales fibrosos presentes en la naturaleza y resistentes al calor y la corrosión. Si se alteran los productos que contienen amianto, se liberan al aire fibras pequeñas de asbesto, muy peligrosas para la salud.

De hecho, el amianto ha sido clasificado como un cancerígeno humano reconocido por un buen número de organismos, entre ellos la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

Las fibras y partículas de asbesto de diámetro reducido pueden quedarse un largo tiempo suspendidas en el aire y ser transportadas a lo largo de largas distancias por viento y agua antes de terminar por acabar en un lugar.

¿De qué depende el tiempo que permanece en el aire?

El amianto es invisible, al igual que insípido, inodoro e incoloro. Y, como hemos señalado antes, por su pequeño tamaño y mínimo peso puede permanecer durante tiempo en el aire, o depositarse en el agua, y trasladarse a uno u otro sitio de forma aleatoria.

La duración de las fibras de amianto o asbesto en el aire es diferente según el tamaño y peso de éstas. El Asbesto Blanco («Lana Salamandra”) presenta las fibras más largas, por lo que es el que menos permanece en el ambiente y es también el más difícil de inhalar.

En el lado contrario está el Asbesto Azul o Crocidolita, que cuenta con las fibras más pequeñas y más afiladas, por lo que es el que ocasiona una mayor reacción inflamatoria tras ser inhalado.

El asbesto se introduce en el organismo al inhalar sus fibras y partículas. La exposición al amianto puede ocasionar enfermedades irreversibles, con un amplio periodo de latencia, como asbestosis, mesotelioma maligno, cáncer de pulmón y placas pleurales.

Formas de exposición

Entre las formas de exposición al amianto más habituales, está la laboral, la familiar y la ambiental.

  • Laboral: Los trabajadores que desempeñan su actividad laboral en contacto estrecho con el amianto (minería de asbesto, reparación y demolición en industrias de construcción y automovilística) pueden exponerse a importantes cantidades de amianto en el aire.
  • Familiar: Cuando los trabajadores regresan a su hogar, la exposición puede producirse por forma indirecta en ellos y sus familias, al entrar en contacto con las fibras que pueden permanecer en la ropa de trabajo.
  • Ambiental: En este caso, el asbesto afecta a individuos que viven cerca de un punto emisor de asbesto y, por ello, inhalan el polvo que se encuentra disperso en el aire. Además, las fibras de asbesto pueden depositarse en el agua desde fuentes naturales o tuberías, por lo que el agua potable puede contener este material, con el consiguiente peligro para la salud.

A la hora de retirar amianto de un edificio recuerda que es necesario contar con empresas especializadas en la retirada, gestión y tratamiento de residuos, y en especial de este material peligroso, que deberán estar inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo por Amianto (RERA).

guia-que-es-amianto
Categorías: Amianto
Valora este post

Últimos contenidos sobre obras y servicios

Utilizamos cookies propias, de terceros y de análisis de los hábitos de navegación para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas la instalación de las mismas. Puedes configurar las cookies en tu navegador, aunque esto puede ocasionar dificultades de navegación en la web. Cómo configurar